martes, 20 de mayo de 2008

CUANDO LOS INFIERNOS LLORAN

Este es un fragmento de una de mis obras de teatro. Aquí os lo dejo para que disfrutéis y opinéis.




ESCENA DOS............................................LUCIFER



( Aparece Lucifer montado sobre unos zancos).

LUCIFER. Vaya, ya he perdido la cuenta otra vez... doscientos, trescientos millones de años... qué sé yo, desde que el omnipotente y divino hacedor me regaló este reino, que por cierto, vaya estorbo de reino ¿no? Porque si lo que quería era construir una especie de prisión de alcatraz donde arrojar a toda la escoria humana, a todos los supuestos despojos de la sociedad, hubiera bastado con echar un vistazo a vuestro maravilloso mundo de mortales ¿no? Con una leve mirada habría sido suficiente y no tendríamos que estar ahora aguantando día y noche esta maldita peste a azufre. ( Hace una pausa ). ¡Qué calor tan sofocante! ( Intenta agacharse para lavarse la cara en un hueco abierto en la roca pero no puede ). Y encima tengo que aguantar estas interminables y kilométricas piernas, detalle que me produce bastante nerviosismo. ¡Sí, nerviosismo! También me las puso él. “Lucifer”- me dijo- “Con estas piernas serás temido y respetado por todos” . Y añadió: “Anda, pruébalas un rato, sin ningún compromiso”. Sin ningún compromiso,,, y cuando fui a quitármelas estaban pegadas a la carne, me había convertido en un absurdo animal patilargo y grotesco; sin ningún compromiso, menuda broma ¿no? Pues dura ya tanto tiempo que casi ni me acuerdo; sólo sé que desde entonces apenas puedo agacharme y tengo que aprovechar los recovecos altos de las rocas para poder sentarme y así descansar un poco. Sí, la altura te da un estatus, una superioridad... ¡Pero es que ni siquiera llego a lavarme la cara! Joder, no sabéis lo duro que es esto. ( Se tira al suelo y comienza a lavarse la cara). Si por lo menos tuviera una compañera con la que compartir momentos, instantes que perduraran en el recuerdo, no sé... ¿Qué os creíais? ¿Qué por ser Lucifer tengo derecho a ir de cama en cama? ¿Qué con sólo chasquear los dedos tengo a ciento veinte concubinas a mis pies? Por dios ¡Pero qué ilusos sois! Eso sólo pasa en el cine o en el teatro, si es que alguna vez habéis ido al teatro, claro. (Lucifer vuelve a levantarse). Esto es la cruda realidad y en la cruda realidad yo estoy sólo, sólo... sólo pero con dignidad. Nada de llantos. Nunca. Ya no lloro. ¿No es realmente trágico? (En la oscuridad suena la risa burlona de dios). ¡Vaya creador! ¡Me engendraste y rompiste el molde ¿verdad?. Eso es, ignórame, no me importa. Seguiré siendo la mano del verdugo. Para eso estoy aquí ¿no, señor?

DIOS. (Voz en off). Lucifer, Lucifer, nunca aprenderás. ¿No ves que es absurdo que sigas malgastando energía en las mismas aburridas quejas de siempre? Relájate hombre, disfruta de la eternidad.

(Lucifer permanece quieto en su soledad mientras oscurece lentamente).

6 comentarios:

La compañía dijo...

Saludos Raul,
este debe ser el comienzo de una bonita amistad...entre teatreros.

Estaremos en contacto.

Rey Mono dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rey Mono dijo...

Un Lucifer engañado, digno de compasión, con quejas tan lastimeras que no me extrañaría que cuando me busque, lo haga aguardando tranquilamente en cualquier esquina con una bandeja en la mano, lo mismo que los mendigos...

sornatalibrera dijo...

Niño, en mi blog te he lanzado un desafío, la entrada es la del 14 de mayo, un abrazo, Nat

mary dijo...

Gracias por dejarme un comentario, anima mucho, te seguire leyendo, un beso , Chusi(yo quiero ser mary poppins)

Monik dijo...

A ver raúl, después de haber trabajado contigo en el NAIMA, cómo no voy a interesarme por tu blog..jajajajajaj soy Monica jajajaj

Besotes y ahora mismo te añado!! Joer que fuerte!!