miércoles, 17 de febrero de 2010

El Viajero (Monólogo).

¡ Sembrad el mundo con vuestros sueños, regadlo con vuestro sudor y esperad con paciencia! Sentados... aferrados a una única esperanza... sembrar para recoger, sembrar para recoger, sembrar, sembrar, sembrar... ¿ Para qué? Todavía tengo restos de arena entre las uñas, bajo mi piel... cavar profundo, sembrar una tierra que se ha vuelto estéril, que se ha alimentado de guerras y plagas, que se requebraja bajo nuestros pies cuando caminamos. ¿ Para qué ? ¿ Dónde han quedado mis sueños ? ¿ En qué lugar los perdí ? Los caminos que de niño asfalté con baldosas amarillas se vuelven negros y los muertos que habitan el sendero borran mis pisadas y me arrojan con el viento hacia otros horizontes. Yo he visto cosas que vosotros jamás imaginaríais, he remado a través de aguas enfurecidas, he cabalgado por interminables estepas doradas deseando encontrar algo y no he hallado más que miseria humana a mi alrededor, alientos contaminados por la ambición. Acomodados en nuestros confortables sillones dejamos que la vida pase indiferente ante nuestros ojos... insensibles... atrofiados... desesperadas masas informes de vida cuadriculada, máquinas sociales. Yo desperté de mi letargo, levanté la mirada por encima de la miseria que me circundaba y eché a volar. Más de medio mundo atravesé sobre mis cuadradas baldosas amarillas; a mis espaldas, todas las semillas que fui sembrando en el camino... todas... Y hoy, aquí, en el borde entre la tierra y el infierno, siento el peso de mis sueños perdidos más que nunca y sólo tengo recuerdos de mi olvido... sacos repletos de relojes rotos. Dulce beso de la muerte, sobre esta tumba abandono y te espero.

4 comentarios:

Julia R dijo...

Hola Raul, gracias por tu visita, y te cuento que me encanta el teatro, soy una actriz frustrada, aunque hice talleres de teatro en la escuela de Cristina Banegas una de las mejores actrices argentinas.
Un placer conocer tu blog y felicidades por el premio.

Besos

Barbara dijo...

Hola Raul! Gracias por visitar mi blog. Interesante texto. Lastimablemente malgastamos mucho el tiempo, y vivimos en pequeñas burbujas donde poca gente se da cuenta de dónde está la cremallera para abrirlas y salir de ellas.
Y para cuando ya estamos fuera puede ser demasiado tarde.

Mimí dijo...

Hola, yo soy una cotilla que disfruta leyendo blogs, por eso me he apuntado en el tuyo, a ver si te saco la tira.

Desde los mares de encinas extremeños un saludo frescolí.

raul figueroa dijo...

Gracias a todos por vuestras visitas y comentarios.