martes, 23 de febrero de 2010

Monólogo Piromanodesimismo. ( Oráculo 2036 ).



¡Boom! Y todo saltó por los aires, como un polvorín... ¡Boom! Y antes de retornar a lo que quedaba del suelo ya se había desintegrado en el aire contaminado. ¡Bomba nuclear! ¡Bomba nuclear! ¡Mec! ¡Mec! ¡Mec! Y el mundo se transformó de pronto en un mosaico compuesto por piedrecitas de carne, ni siquiera se podía intuir donde quedaba el horizonte entre la tierra y el cielo. ¡Boom! Y una enorme nube de ceniza negra con olor a sangre envolvió todo el planeta... y esa luz, esa luz maravillosa y tóxica de color púrpura que me quemó por completo... gritos, lloros, lamentos... ¡ah, qué asco, cuerpos destrozados! Y toses, muchas toses, toses por todos los rincones derruidos, toses de niños y abuelos, de mujeres, de jovencitos que les pilló fornicando clandestinamente en el coche que les había prestado el padre de ella para que salieran a cenar... más de uno se murió tosiendo... jodida debilidad humana. Yo también tosí, mucho, no había tosido tanto en toda mi vida, pero no morí, podía haber muerto, pero no morí; no supe lo que era el dolor hasta ese instante... y ese infernal trozo de espejo diluido por el fuego, deformado, descubriéndome radicalmente mi nueva realidad: una nueva mutación de ser humano, un nuevo bicho, más duro que el mismo dolor y más repugnante que las ratas... ojos de salamanquesa, sin orejas ni pelo, con dificultades para respirar, aunque para la mierda de aire que ha quedado... a veces quisiera cortarme las venas pero no tengo dedos para agarrar la cuchilla, sólo tengo dentro de mí una balsa de aceite y gasolina dispuesta a prender a la más mínima chispa, más vale que estéis lejos cuando explote; mientras tanto vomito gasolina por todos los agujeros de mi cuerpo, que alguien tire una colilla cerca y se aleje corriendo, una colilla, una pequeña colilla... aunque sólo sea el filtro, o sin filtro siquiera... o una cerilla, una cerilla fina encendida... o una colilla, una pequeña colilla... o una cerilla sin colilla... o un filtro sin colilla... o, o, o una cerilla sin filtro... ¡oh, sí! una cerilla sin filtro, sí, sí, sin filtro.
(Ríe mientras oscurece lentamente).

3 comentarios:

La Bombonera dijo...

Gracias y lo mismo digo! Realmente interesante. Os visitaremos! Un saludo

CoTopi dijo...

Me he permitido mirar un poco más del contenido de tu blog mientras me termino a sorbos una taza de café con canela...

Haces muchas de las cosas que alguna vez soñé. Siempre quise interpretar, actuar... lo hice pero no pude seguir por circunstancias.

Ahora vivo esa adrenalina, esa entrega a través de gente como tú que lo transmite muy a su manera.

Gracias por visitar mi blog.

Seguimos en contacto ;0)

raul figueroa dijo...

Gracias por visitar el blog, me alegro de que os guste.